Venas suprahepáticas ecografía

Las venas del Ivc y del hígado son prominentes

ResumenAntecedentesLos pacientes con insuficiencia cardíaca derecha plantean importantes retos de gestión del volumen para la optimización hemodinámica. Presentamos dos casos en los que la ecografía en el punto de atención (POCUS) de las venas hepáticas y portales contribuyó a la evaluación de la hipertensión venosa y a la estrategia descongestiva de los pacientes con insuficiencia cardíaca derecha.Presentación de casosEl paciente A tenía 91 años con hipertensión pulmonar conocida y disfunción sistólica del ventrículo derecho que se presentó en shock séptico que requería apoyo vasopresor. Los Dopplers hepáticos y de la vena porta eran consistentes con insuficiencia cardíaca derecha y congestión venosa significativa, por lo tanto, se inició la diuresis que resultó en la normalización del flujo portal, la recuperación renal, y el cese del apoyo vasopresor. El paciente B tenía 82 años y padecía una fibrosis pulmonar idiopática grave con oxígeno domiciliario, y presentaba una insuficiencia cardíaca derecha descompensada. A pesar de la diuresis agresiva, no se consiguió un balance de líquidos negativo. El paciente continuó deteriorándose y, antes de su muerte, el Doppler de la vena porta mostró una reversión significativa del flujo.

Ecografía de las venas hepáticas dilatadas

El síndrome de Budd-Chiari es una enfermedad relativamente infrecuente que se presenta con hallazgos clínicos de hipertensión portal, hipertensión de la vena cava inferior (VCI), o ambas, como resultado de una obstrucción del flujo de salida de las venas hepáticas o de la VCI. La obstrucción puede deberse a una red membranosa de la(s) vena(s) hepática(s) (Fig. 7-1) o de la VCI suprahepática, a una trombosis de la(s) vena(s) hepática(s) o de la VCI suprahepática, o a una enfermedad venooclusiva del hígado1. Esta afección se observa principalmente en personas de ascendencia asiática. No está claro si estas telarañas son de origen congénito o un fenómeno adquirido.2 Sin una atención médica, intervencionista y quirúrgica agresiva, la obstrucción de las venas hepáticas puede conducir a una disfunción hepática progresiva y a la muerte.

En Estados Unidos, la trombosis de la vena hepática o de la VCI suprahepática es la causa más común del síndrome de Budd-Chiari. Una gran variedad de factores predisponentes y enfermedades se asocian al síndrome de Budd-Chiari, entre ellos policitemia rubra vera; hemoglobinuria paroxística nocturna; lupus eritematoso sistémico; trombocitopenia idiopática; uso de anticonceptivos orales y estrógenos; embarazo y estado posparto; eritema nodoso; artritis reumatoide juvenil; enfermedad de Behcet; policitemia proliferativa primaria, mielofibrosis; eritrocitosis primaria; trombocitosis esencial; deficiencia de proteína C y S; deficiencia de antitrombina III; anticoagulante lúpico circulante; tumores malignos del hígado, las glándulas suprarrenales, los riñones y la VCI; traumatismos; e infecciones parasitarias, como la esquistosomiasis. 1,3 -7 Se ha documentado una incidencia inusualmente alta de antígeno de superficie de la hepatitis B positivo en pacientes que desarrollan obstrucción de la vena hepática o de la VCI retrohepática, lo que sugiere que tanto la hepatitis como la cirrosis preexistente pueden ser factores de riesgo.1,8-10

Anatomía de la vena hepática

ResumenLas manifestaciones clínicas de las complicaciones del trasplante hepático pueden ser sutiles e inespecíficas. Las imágenes médicas, principalmente la ecografía Doppler, desempeñan un papel importante para detectarlas y clasificarlas. Los exámenes ecográficos Doppler en color se realizan de forma rutinaria a las 24-48 h, al séptimo día y al primer y tercer mes después del trasplante. Las imágenes de TCMD y RMN se adquieren basándose en los hallazgos de la ecografía Doppler, incluso en ausencia de una función hepática anormal. Dado que las complicaciones vasculares aparecen de forma precoz tras la cirugía, la EDE debe ser realizada por personal experimentado. La angiografía diagnóstica se realiza raramente. Esta revisión pictórica ilustra los principales hallazgos de imagen de las complicaciones vasculares en pacientes con trasplante de hígado: complicaciones de la arteria hepática (como trombosis, estenosis de la anastomosis y pseudoaneurismas), anomalías de la vena porta (como oclusión y estenosis) y alteraciones del flujo de las venas hepáticas y/o de la vena cava inferior (síndrome de Budd-Chiari).

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé el crédito correspondiente al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios.

Ecografía de la vena porta

La dinámica del flujo en el hígado se altera en diferentes patologías hepatobiliares y cardíacas, provocando cambios en el tamaño de las vasculaturas hepáticas y cambios en el patrón de flujo que pueden ser evaluados mediante un estudio ecográfico (USG). Antes de poder utilizar estas mediciones y observaciones para diagnosticar patologías, es fundamental tener una idea clara de la normalidad.

Tomando como ejemplo la enfermedad venooclusiva hepática, la literatura actual es contradictoria en cuanto a si los hallazgos ecográficos muestran una asociación consistente con la enfermedad. Por lo tanto, los hallazgos ecográficos tienen ahora un papel limitado para contribuir al diagnóstico.

La literatura existente muestra que el diámetro normal de la vena porta varía con la edad, el peso y la altura y posiblemente el sexo. Se carece de literatura sobre las medidas normales de la vena hepática y la arteria hepática en los niños.

En este estudio, los investigadores pretenden realizar un estudio observacional prospectivo y transversal para establecer los rangos de medidas normales de la vena hepática, la arteria hepática y la vena porta en niños sanos de la localidad de los investigadores.