Sexo nordicas

Sextismo nórdico con el reparto de Sex Education | Netflix

La violencia, el acoso y otras formas de vulnerabilidad en el lugar de trabajo son importantes retos sociales con graves consecuencias para las personas y las organizaciones laborales. Sin embargo, existen importantes lagunas en nuestros conocimientos sobre los métodos para prevenir y detener la violencia y el acoso, proteger a las víctimas y ser proactivos en los entornos laborales. La investigación y los conocimientos basados en pruebas son esenciales para poder desarrollar medidas nuevas y eficaces para combatir el acoso sexual en el lugar de trabajo.

Con estos antecedentes, el Consejo de Ministros nórdico decidió emprender una iniciativa de investigación intersectorial conjuntamente con varios sectores de la cooperación nórdica. Estos sectores de colaboración son la igualdad de género, la cultura, la vida laboral y el Comité Nórdico para la Infancia y la Juventud.

2021 El proyecto Power Plays pretende romper el silencio sobre el acoso sexual en los lugares de trabajo de atención, promoviendo culturas laborales propensas a prevenir y tratar activamente el acoso sexual. En primer lugar, el proyecto “Power Plays” desarrolla una tipología de las herramientas de prevención del acoso sexual existentes, acompañada de directrices sobre cómo elegir la estrategia de prevención adecuada. En segundo lugar, “

¿Eres mejor en la jerga sexual nórdica que el reparto de Sex Education?

¿Por qué los trabajadores del sexo están en contra del Modelo Sueco?  En teoría, el Modelo Sueco se supone que protege a los trabajadores del sexo y acaba con la explotación. En realidad, la mayoría de los trabajadores del sexo saben que las cosas no funcionan así. Los partidarios de la ley dicen que sólo criminalizará a los clientes o a terceros, que los propios trabajadores del sexo serán despenalizados y que los servicios de salida apoyarán a los que deseen abandonar la industria. Aunque esto parece un panorama bastante halagüeño, no es lo que ocurre en realidad.

La demanda no desapareceLos clientes de las trabajadoras del sexo siguen existiendo, pero son muchos menos, lo que significa que las trabajadoras del sexo tenemos mucha menos libertad para rechazar a los clientes que no queremos ver, y tenemos que asumir más riesgos en el trabajo para compensar la pérdida de ingresos.  En Francia, el modelo sueco se introdujo en 2016, pero incluso antes de que se introdujera la ley los efectos de la amplia cobertura mediática se hicieron sentir en las trabajadoras sexuales francesas: “Ahora hago por 20 lo que ni siquiera habría considerado hacer por 40 hace apenas un año. Me subo a coches a los que no me habría subido. No hay clientes. Así que tienes que conseguir lo que puedas”.  Tras la introducción de la ley, un informe de Medicins du Monde, que encuestó a 583 trabajadoras del sexo, concluyó que: “La ley ha tenido un efecto perjudicial para la seguridad, la salud y las condiciones de vida en general de las trabajadoras del sexo… Ha provocado un mayor empobrecimiento, especialmente entre las personas que ya vivían en la precariedad, es decir, las mujeres inmigrantes indocumentadas que trabajan en la calle… La ley ha empujado a las trabajadoras del sexo a operar en condiciones más arriesgadas, con consecuencias peligrosas para su salud”. “Una trabajadora del sexo que trabaja en Irlanda -donde la ley se introdujo en 2017- describió las circunstancias en las que trabaja ahora: “Desde que la ley cambió, los peores delitos -ataques, robos, violaciones- han aumentado. La realidad es que la criminalización de los clientes ha creado unas condiciones de trabajo más peligrosas para las trabajadoras del sexo.

¿Criminalizar la compra de sexo? Experiencias de los países nórdicos

En 2008, el gobierno sueco nombró una comisión especial de investigación conocida como Comisión de Investigación para Evaluar la Prohibición de la Compra de Servicios Sexuales, encabezada por la ex jueza del Tribunal Supremo Anna Skarhed. Su objetivo era evaluar cómo la ley había afectado a la industria del sexo desde su aplicación en 1999 hasta 2008. El informe afirmaba que la prostitución callejera se había reducido a la mitad; informaba de que en Copenhague, Oslo y Estocolmo la prostitución callejera estaba en niveles similares en 1999, pero era tres veces mayor en Copenhague y Oslo que en Estocolmo en 2008[21] La policía se había centrado en reducir la prostitución callejera también como señal para el público, ya que esa forma de prostitución era la más visible. El comité afirmó además que la opinión pública había cambiado más en comparación con la de Dinamarca y Noruega, y que el 70% de la población estaba a favor de la prohibición de la compra de servicios sexuales en Suecia[21] El comité añadió una advertencia: como la prostitución y la trata son cuestiones complejas que a menudo se llevan a cabo en secreto y las encuestas suelen tener un alcance limitado, cualquier dato debe tratarse con precaución[22].

Los nórdicos trabajan el equilibrio: Trabajo segregado por sexo

Noruega, Islandia, Canadá, Irlanda del Norte, Francia, Irlanda e Israel han adoptado el modelo y las trabajadoras del sexo de estas naciones denuncian que hace más peligrosas sus condiciones de trabajo. En enero, Amnistía Internacional Irlanda publicó una investigación que concluye que esta ley pone en peligro la seguridad de las trabajadoras del sexo en Irlanda. El informe también señala que la penalización del “mantenimiento de burdeles” supone un riesgo para la seguridad de las trabajadoras del sexo, ya que impide que éstas trabajen juntas por su seguridad.

Al disminuir el número de clientes, por miedo a ser descubiertos, se restringe el acceso a los ingresos. Las investigaciones han demostrado que el 63% de las trabajadoras del sexo han experimentado un deterioro de sus condiciones de vida, más aislamiento y mayor estrés. Tener menos clientes significa que los trabajadores a menudo tienen que aceptar menos seguridad y menos dinero por su trabajo

En 2010 la conferencia nacional de mujeres votó a favor del modelo nórdico – en 2018 se perdió la moción para seguir apoyando el modelo nórdico. En la Conferencia de Mujeres de 2022, se aprobó la moción “Por la seguridad: fin del apoyo al modelo nórdico”, con lo que esta política pasó a manos del Comité Nacional de Mujeres.