Radiologia simple

Comentarios

diagnosticar y tratar enfermedades. El diagnóstico por imagen con rayos X consiste en exponer una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para obtener imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y más frecuente de obtener imágenes médicas.

Los tejidos y los huesos absorben los rayos X en distintos grados, dependiendo en última instancia de su composición y masa. Por ejemplo, los huesos, que no permiten que penetre mucha radiación, producen imágenes blancas, mientras que los pulmones, que son menos densos, al estar llenos de aire, aparecen más oscuros.

En el momento del examen, el radiógrafo no podrá darle ningún resultado. Un radiólogo consultor informará sobre las imágenes y proporcionará un informe al clínico que le remitió en un plazo de 72 horas.

Rayos X

La radiografía proyectiva, también conocida como radiografía convencional,[1] es una forma de radiografía e imagen médica que produce imágenes bidimensionales mediante radiación de rayos X. La adquisición de imágenes suele ser realizada por radiógrafos, y las imágenes suelen ser examinadas por radiólogos. Tanto el procedimiento como las imágenes resultantes suelen denominarse simplemente “rayos X”. La radiografía simple o roentgenografía se refiere generalmente a la radiografía de proyección (sin el uso de técnicas más avanzadas como la tomografía computarizada que puede generar imágenes en 3D). La radiografía simple también puede referirse a la radiografía sin agente de contraste o a la radiografía que genera imágenes estáticas únicas, a diferencia de la fluoroscopia, que técnicamente también es proyectiva.

Se puede colocar una rejilla antidispersión entre el paciente y el detector para reducir la cantidad de rayos X dispersos que llegan al detector. Esto mejora la resolución del contraste de la imagen, pero también aumenta la exposición a la radiación del paciente.

Los detectores pueden dividirse en dos categorías principales: los detectores de imágenes (como las placas fotográficas y la película de rayos X (película fotográfica), que ahora se han sustituido en su mayoría por diversos dispositivos de digitalización como las placas de imagen o los detectores de panel plano) y los dispositivos de medición de dosis (como las cámaras de ionización, los contadores Geiger y los dosímetros utilizados para medir la exposición local a la radiación, la dosis y/o la tasa de dosis, por ejemplo, para verificar que los equipos y procedimientos de protección contra la radiación son eficaces de forma continua).

Radiografía simple slideshare

Los rayos X son una forma de radiación electromagnética que tiene la propiedad de poder atravesar los tejidos biológicos. Sin embargo, los distintos tejidos absorben la radiación en diferente medida y no todos los rayos X que se emiten hacia un cuerpo salen a la luz. En efecto, los tejidos del cuerpo proyectan sombras. Si se registran estas sombras, se puede obtener una imagen de los tejidos a través de los cuales se han emitido los rayos X.

El medio clásico para obtener una imagen ha sido registrar las sombras de los rayos X en una película fotográfica. La imagen se obtiene colocando la película en un casete en el lado opuesto del cuerpo al que entran los rayos X.

Usos de la radiografía simple

La radiografía se realiza mediante la transmisión de radiación electromagnética ionizante a través de estructuras óseas y tejidos blandos, produciendo una imagen basada en la absorción de fotones de rayos X. Es el estudio de diagnóstico por imagen más utilizado. La radiografía se refiere a múltiples modalidades: la mamografía y la DEXA son ejemplos de radiografía de proyección de baja energía, la fluoroscopia y la angiografía son aplicaciones especiales utilizadas para la obtención de imágenes en tiempo real, y la TC utiliza la reconstrucción computarizada para generar una imagen transversal. Este artículo se centrará en la radiografía simple, conocida coloquialmente como imagen de rayos X.

Las radiografías simples utilizan un haz heterogéneo de rayos X proyectado hacia un detector, creando una imagen basada en la densidad y composición de los objetos intervinientes. Los fotones de rayos X son la principal fuente de radiación electromagnética ionizante utilizada en la radiografía médica, y se generan bombardeando un ánodo con electrones de alta energía emitidos por un cátodo caliente. Los métodos de detección incluyen pantallas amplificadoras radiosensibles, intensificadores de imagen y detectores digitales que reconstruyen la imagen.1