Omega 3 6 7 9 propiedades

Ácido eicosapentaenoico

Los efectos beneficiosos del consumo de ácidos grasos omega-3 son bien conocidos, pero los ácidos grasos omega-6 aparecen mucho menos en las noticias. ¿Qué son los ácidos grasos y por qué es importante conseguir el equilibrio adecuado?

Aproximadamente el 90% de nuestras grasas alimentarias se presentan en forma de triglicéridos, compuestos por ácidos grasos y glicerol (figura 1). Los ácidos grasos están formados por una cadena de átomos de carbono, con un grupo metilo en un extremo y un grupo ácido en el otro. Cada átomo de carbono tiene un número de átomos de hidrógeno unidos a él; el número exacto de átomos de hidrógeno en cada carbono depende de si la grasa es saturada o insaturada. Los ácidos grasos saturados contienen el máximo nivel de átomos de hidrógeno posible, mientras que en los insaturados faltan algunos de los átomos de hidrógeno y se han sustituido por dobles enlaces entre los átomos de carbono.

La grasa se denomina «monoinsaturada» si hay un doble enlace, y «poliinsaturada» si hay dos o más dobles enlaces. Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 son ambos tipos de grasa poliinsaturada. La diferencia está en el lugar donde se produce el primero de los dobles enlaces. En los ácidos grasos omega-3, el primer doble enlace se produce en el tercer átomo de carbono, pero en los ácidos grasos omega-6, el primer doble enlace está en el sexto átomo de carbono, contando desde el extremo del metilo (denotado como omega) (figura 2).

¿Cuál es la diferencia entre omega-3 y omega-3-6-9?

Dr. Morepen Veg Omega 3 6 7 9 está diseñado específicamente para los consumidores vegetarianos y veganos que buscan mejorar la salud del corazón, el cerebro, los ojos, las articulaciones y los huesos. Una combinación de Omega-3-6-7-9 extraída de fuentes vegetales es eficaz para reducir la inflamación en el cuerpo y mejorar la salud cardiovascular en general. Esta combinación de ácidos grasos es eficaz para normalizar los niveles de lípidos en la sangre, la presión arterial, mejorar los niveles de colesterol bueno, la circulación sanguínea, los niveles de inmunidad, la salud del cerebro, la salud de los ojos, la salud de las articulaciones y reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

Omega-3, ayuda al buen funcionamiento del corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos y el sistema inmunitario, y contribuye a mantener un cuerpo sano. Los ácidos grasos omega 6 desempeñan un papel crucial en la función cerebral, ayudan a estimular el crecimiento de la piel y el cabello, mantienen la salud de los huesos, regulan el metabolismo y mantienen la salud reproductiva.

El omega 7 es conocido por potenciar la salud celular y la respuesta saludable a la inflamación en el cuerpo. Este ácido graso también puede ser útil para controlar los problemas del sistema digestivo. Ayuda a retener la humedad y mantiene los tejidos más delicados del cuerpo. El Omega-9 ayuda a aumentar el colesterol bueno y a minimizar los niveles de colesterol malo en el cuerpo. Ayuda a eliminar la acumulación de placa en las arterias, responsable de los accidentes cerebrovasculares y los trastornos cardiovasculares.

Ácido araquidónico

Los ácidos grasos omega-3, también llamados aceites omega-3, ácidos grasos ω-3 o ácidos grasos n-3,[1] son ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) caracterizados por la presencia de un doble enlace, a tres átomos del grupo metilo terminal en su estructura química. [Están ampliamente distribuidos en la naturaleza, siendo constituyentes importantes del metabolismo de los lípidos animales, y desempeñan un papel importante en la dieta humana y en la fisiología humana[3][4] Los tres tipos de ácidos grasos omega-3 que intervienen en la fisiología humana son el ácido α-linolénico (ALA), el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). El ALA se encuentra en las plantas, mientras que el DHA y el EPA se encuentran en las algas y el pescado. Las algas marinas y el fitoplancton son las principales fuentes de ácidos grasos omega-3.[5] El DHA y el EPA se acumulan en los peces que se alimentan de estas algas.[6] Las fuentes habituales de aceites vegetales que contienen ALA son las nueces, las semillas comestibles y las semillas de lino, mientras que las fuentes de EPA y DHA son el pescado y los aceites de pescado,[1] así como el aceite de algas.

Los mamíferos no pueden sintetizar el ácido graso esencial omega-3 ALA y sólo pueden obtenerlo a través de la dieta. Sin embargo, pueden utilizar el ALA, cuando está disponible, para formar EPA y DHA, mediante la creación de dobles enlaces adicionales a lo largo de su cadena de carbono (desaturación) y su prolongación (alargamiento). En concreto, el ALA (18 carbonos y 3 dobles enlaces) se utiliza para fabricar EPA (20 carbonos y 5 dobles enlaces), que a su vez se utiliza para fabricar DHA (22 carbonos y 6 dobles enlaces)[1][2] La capacidad de fabricar los ácidos grasos omega-3 de cadena más larga a partir del ALA puede verse mermada con el envejecimiento[7] En los alimentos expuestos al aire, los ácidos grasos insaturados son vulnerables a la oxidación y la ranciedad[2][8].

Suplementos de Omega 3-6-9

Aceite de linaza (Linum usitatissimum L.) semillas, cubierta de la cápsula: gelatina comestible, aceite de oliva (Olea europaea L.) frutos, estabilizador: glicerol, aceite de macadamia (Macadamia ternifolia F. Muell.) semillas, aceite de pescado, aceite de onagra (Oenothera biennis L.) semillas, aceite de cártamo (Carthamus tinctorius L.) semillas, aceite esencial de limón (Citrus limon Burm. F.) cáscara.

Consta de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) en proporciones que responden a los criterios científicos modernos y que se reconoce que favorecen la prevención de las enfermedades cardiovasculares y de las enfermedades degenerativas del cerebro.

Los ácidos grasos saturados (AGS), en cambio, son las grasas de la dieta procedentes de alimentos de origen animal: carnes, embutidos, productos lácteos y, lo que es peor, margarinas grasas hidrogenadas sintéticas. Aumentan los niveles de colesterol y favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Por un lado, es rico en ácido oleico, precursor de los Omega 9, un ácido graso monoinsaturado que no es «esencial» ya que puede ser fabricado en el organismo. Sin embargo, el aceite de oliva alberga otras sorpresas. Es rico en vitaminas A y E, escualenos, esteroles, compuestos fenólicos (lignanos y flavonoides) y compuestos aromáticos con actividad antimicrobiana. Su papel en la regulación de los niveles de colesterol parece ser cada vez más importante para los científicos, así como su acción en la protección contra ciertos tipos de cáncer (de colon y de mama). Parece que sus múltiples cualidades son el resultado de la combinación de sus diversos componentes.