Mujer dando pecho

Ver 3+ más

¿Sabías que tu cuerpo se prepara para la lactancia incluso antes de dar a luz? Mientras estás embarazada, tus pechos cambian. Estos cambios permiten que tus pechos produzcan leche y pueden hacer que se sientan más llenos y sensibles.

La producción de leche se produce dentro de los alvéolos, que son grupos de células en forma de uva dentro del pecho. Una vez que se produce la leche, ésta es expulsada a través de los alvéolos hacia los conductos lácteos, que se asemejan a las autopistas. Los conductos transportan la leche a través del pecho.

Cuando el bebé mama, envía un mensaje al cerebro. El cerebro indica entonces que se liberen las hormonas prolactina y oxitocina. La prolactina hace que los alvéolos empiecen a producir leche. La oxitocina hace que los músculos que rodean los alvéolos expriman la leche a través de los conductos lácteos.

Después de haber dado el pecho durante un tiempo, el reflejo de bajada de la leche puede producirse por muchas otras razones, como cuando oyes llorar a tu bebé, o ves o piensas en él. También puede ocurrir en el momento del día en que sueles dar el pecho a tu bebé, incluso si éste no está cerca.

Beneficios de la lactancia materna

Los bebés nacen con el reflejo de buscar el pecho de su madre. Sin embargo, muchas madres necesitan apoyo práctico para colocar a su bebé para amamantarlo y asegurarse de que está correctamente sujeto al pecho. La lactancia materna requiere tiempo y práctica tanto para las madres como para los bebés. La lactancia también requiere mucho tiempo, por lo que las madres necesitan espacio y apoyo en casa y en el trabajo.

Muchas madres experimentan molestias en los primeros días después del parto cuando están aprendiendo a dar el pecho. Pero con el apoyo adecuado a la hora de colocar al bebé para amamantarlo y asegurarse de que está correctamente sujeto al pecho, pueden evitarse las molestias en los pezones. Si una madre se enfrenta a problemas de lactancia como el dolor de pezones, el apoyo de un asesor de lactancia u otro profesional cualificado puede ayudarla a superar el problema.

No es necesario lavarse los pezones antes de dar el pecho. Cuando los bebés nacen, ya están muy familiarizados con los olores y sonidos de su propia madre. Los pezones producen una sustancia que el bebé huele y que tiene «bacterias buenas» que ayudan a crear un sistema inmunitario propio y saludable para toda la vida.

Bomba Elvie

En el momento en que tienes contacto piel con piel con tu recién nacido, tu cuerpo experimenta una oleada de oxitocina.1 Apodada «la hormona del amor» o «la sustancia química de los mimos», también se libera cada vez que tu bebé succiona tu pezón durante la toma.

El hecho de que el recién nacido se agarre pronto y con frecuencia ayuda a que el útero (matriz) se contraiga y favorezca la «tercera fase» del parto, la expulsión de la placenta. De este modo, se evita que pierda demasiada sangre.2

«Cuando una madre da el pecho, su útero se contrae más rápidamente que el de una madre que no lo hace», explica el profesor Peter Hartmann, experto de renombre mundial en la ciencia de la lactancia materna, con sede en la Universidad de Australia Occidental. «Cuando una mujer sufría una hemorragia en tiempos pasados, los médicos ponían al bebé en el pecho tan rápido como podían para estimular esta contracción».

La oxitocina también tiene un efecto antidepresivo. Un estudio descubrió que las madres que tenían niveles más altos de esta hormona presentaban menos síntomas de ansiedad y depresión.4 De hecho, mientras sigas dando el pecho, la oxitocina te ayudará a sentirte tranquila, a reducir el estrés y la presión arterial, e incluso a aumentar tu umbral del dolor.5

Bebé alimentado con leche materna

No existe una edad máxima hasta la que una madre puede producir leche materna. Siempre que se produce el embarazo, el proceso de lactancia se inicia inmediatamente. Por lo general, después de los 40 años se producen ciertos cambios hormonales en el cuerpo, debido a los cuales la producción de leche materna se ve obstaculizada. Por lo tanto, la edad ideal para tener hijos es de 22 a 35 años, sugieren los médicos de los hospitales AMRI de Calcuta.

Durante este proceso, si una mujer se queda embarazada, el proceso de lactancia se inicia a partir de la última parte del embarazo, y la madre comienza a producir leche materna. En los primeros 6 meses, la producción de leche materna es máxima. Después de 1-2 años, la producción cesa gradualmente. La producción de leche en el pecho es un proceso en el que influyen los niveles hormonales durante y después del embarazo.

La capacidad de una mujer para amamantar puede depender de muchos factores. En su mayor parte, la producción de leche materna depende de la pérdida de leche para proporcionar más (oferta y demanda). Además, dependerá de la salud de la madre, como la ingesta suficiente de calorías y el bienestar emocional, así como de unos niveles endocrinos saludables. Siempre que una mujer marque estas casillas y se mantenga alejada de la reducción de sus medicamentos, no tenga una cantidad excesiva de estrés y no esté en la menopausia, definitivamente podrá seguir produciendo leche. Lo que es más importante es que incluso años después de que una mujer haya dejado de amamantar y la lactancia haya cesado, ¡podrá seguir extrayendo leche a mano!