Mejor leche de formula para lactancia mixta

Etapa de la fórmula Hipp

Aunque no hay nada malo en mezclar la leche materna y la de fórmula en el mismo recipiente, no es recomendable simplemente porque no quieres desperdiciar ni una sola gota de tu preciada leche materna. La leche de fórmula de un biberón del que ha bebido tu bebé debe desecharse en la hora siguiente a su preparación. La leche materna, en cambio, se «conserva», refrigerada, durante varias horas en un biberón que ha sido alimentado.Así, por ejemplo, si mezclas 2 onzas de leche materna extraída con 2 onzas de fórmula, y tu bebé sólo bebe 2 onzas en total, tendrás que tirar las sobras, desperdiciando parte de la leche materna. Para evitar este tipo de desperdicio, un buen plan es alimentar a tu bebé con la leche materna que te hayas extraído, y luego seguir con un par de onzas de leche de fórmula si lo necesitas.Algunas madres mezclan leche de fórmula en polvo con su leche materna para aumentar las calorías que recibe su bebé durante una toma. Por favor, no lo hagas. No sólo cambia la composición de la leche materna, sino que los micronutrientes de la leche de fórmula estarán mucho más concentrados y pueden ser muy perjudiciales para los riñones inmaduros de tu bebé. Sigue siempre las instrucciones exactas del envase de la leche de fórmula en polvo o concentrada, y no mezcles nunca la leche de fórmula con nada que no sea agua destilada.

Ventajas e inconvenientes de mezclar la leche materna con la de fórmula

Los expertos en salud creen que la leche materna es la mejor opción nutricional para los bebés. Pero la lactancia materna puede no ser posible para todas las mujeres. Para muchas, la decisión de dar el pecho o la leche artificial se basa en su nivel de comodidad, su estilo de vida y su situación médica concreta.

A algunas madres les preocupa que, si no dan el pecho, no establecerán un vínculo con su bebé. Pero lo cierto es que las madres cariñosas siempre crearán un vínculo especial con sus hijos. Y la lactancia -sea cual sea el modo- es un gran momento para reforzar ese vínculo.

Varias organizaciones sanitarias -como la Academia Americana de Pediatría (AAP), la Asociación Médica Americana (AMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)- recomiendan la lactancia materna como la mejor opción para los bebés. La lactancia materna ayuda a defenderse de las infecciones, a prevenir las alergias y a proteger contra una serie de enfermedades crónicas.

Lucha contra las infecciones y otras afecciones. Los bebés amamantados tienen menos infecciones y hospitalizaciones que los alimentados con leche artificial. Durante la lactancia, los anticuerpos y otros factores que combaten los gérmenes pasan de la madre al bebé y refuerzan el sistema inmunitario. Esto ayuda a reducir las posibilidades de que el bebé contraiga muchas infecciones, entre ellas:

Happy baby organic i

La alimentación combinada es la que utiliza una combinación de leche materna y de fórmula para alimentar a su bebé. Cuanto más amamantes o te extraigas leche, más leche producirás. Si empiezas a darle leche de fórmula a tu bebé mientras lo amamantas, tomará menos de tu leche materna. Si empiezas a dar leche artificial a tu bebé mientras le das el pecho, tomará menos leche materna, lo que significa que tu cuerpo producirá menos leche. Esto ayuda a que tus pechos produzcan suficiente leche para las necesidades de tu bebé. La introducción precoz de la leche de fórmula puede hacer que se reduzca la producción de leche. Los recién nacidos alimentados con leche artificial durante las primeras 24 horas tienen 16 veces más probabilidades de desarrollar una alergia a la proteína de la leche de vaca que los alimentados exclusivamente con leche materna.

Alimentación con biberón a un ritmo adecuadoCuando alimentes a tu bebé con biberón, es importante que lo hagas a un ritmo adecuado. Esto ayuda al bebé a controlar la cantidad de leche que toma y la rapidez con la que se alimenta. La alimentación con biberón a ritmo es una buena manera de que el bebé y su cuidador se acostumbren a la alimentación con biberón. Ayuda a que la alimentación con biberón sea lo menos estresante posible para el bebé. Siga los siguientes pasos para empezar: No fuerce a su bebé a tomar más si decide parar o muestra señales de que ha tenido suficiente.  Esto funciona bien porque tu bebé puede controlar el flujo de leche. Si tu bebé tiene más de 6 meses y no le gusta el biberón, puedes utilizar una taza con asas. Al principio, pon sólo una pequeña cantidad de líquido en la taza hasta que tu bebé aprenda a alimentarse. Así evitarás que se derrame y se desperdicie la leche.

Ver 3+ más

A la hora de alimentar a su bebé, algunos padres deciden la lactancia materna exclusiva y otros la lactancia artificial exclusiva.  Muchas familias deciden combinar la lactancia materna y la alimentación con leche artificial; esto suele denominarse alimentación combinada o mixta (NHS, 2019).

Puede ser útil hablar con un asesor de lactancia, una matrona o un visitador médico sobre tus opciones y el posible impacto en la lactancia materna de la alimentación mixta (ver más abajo). También puede llamar a nuestra línea de alimentación infantil en el 0300 330 0700.

Algunas familias optan por extraerse leche y dársela a sus bebés en un biberón. Pueden hacerlo si otra persona quiere alimentar al bebé o si la madre tiene que estar lejos de su bebé durante un tiempo.

Se puede ofrecer la alimentación con leche artificial antes, durante, después o en lugar de la lactancia materna. Habla con tu matrona, con un visitador médico o con un asesor en lactancia materna sobre este tema, ya que las distintas opciones se adaptan a diferentes circunstancias. Y también dependerá de lo que quieras conseguir en última instancia.

Hay casos en los que se puede dar leche artificial antes de dar el pecho (por ejemplo, en el caso de bebés que no se amamantan bien). En otros casos, se puede dar la leche artificial en lugar de la lactancia materna. Esto puede ocurrir si no estás con tu bebé y no puedes darle el pecho o si otra persona comparte la alimentación.