Medicina preventiva vacunas

Ejemplo de vacuna profiláctica

ACTUALIZACIÓN DE LA VACUNA ANTIGRIPE: Debido a retrasos imprevistos en la cadena de suministro, todavía estamos esperando recibir una gran parte de nuestra asignación de vacunas antigripales aquí en Europa. Pedimos disculpas por el retraso y ofreceremos las vacunas lo antes posible.    Vacunarse contra la gripe este año sigue siendo muy importante, y los MTF del Ejército esperan recibir el resto de sus asignaciones de vacunas contra la gripe en las próximas semanas. Los eventos de vacunación en la comunidad se anunciarán tan pronto como recibamos el resto de nuestra asignación de vacunas. La información sobre las fechas, los horarios y los lugares específicos de los eventos se anunciará en la AFN, en nuestros sitios web y de medios sociales y a través de los canales comunitarios locales.

Definición de la vacunación

En términos generales, la medicina preventiva es la parte de la medicina que se ocupa de prevenir las enfermedades en lugar de curarlas. Puede contrastarse no sólo con la medicina curativa, sino también con los métodos de salud pública (que trabajan a nivel de la salud de la población más que de la salud individual).

Los profesionales implicados en el aspecto de salud pública de esta práctica pueden dedicarse a la entomología, el control de plagas y las inspecciones de salud pública. Las inspecciones de salud pública pueden incluir aguas recreativas, piscinas, playas, preparación y servicio de alimentos, e inspecciones y estudios de higiene industrial.

La medicina preventiva o atención preventiva consiste en las medidas adoptadas para prevenir enfermedades,[1] (o lesiones) en lugar de curarlas o tratar sus síntomas. Su método contrasta con el de la medicina curativa y paliativa, y su alcance con el de los métodos de salud pública (que trabajan a nivel de la salud de la población y no de la salud individual). La medicina del trabajo opera muy a menudo dentro de la medicina preventiva.

Las estrategias de la medicina preventiva suelen describirse en los niveles de prevención primaria, secundaria, terciaria y cuaternaria. Además, el término prevención primaria se ha utilizado para describir todas las medidas adoptadas para garantizar el bienestar del feto y prevenir cualquier consecuencia de salud a largo plazo derivada de los antecedentes gestacionales y/o de la enfermedad[2]. La justificación de estos esfuerzos es la evidencia que demuestra la relación entre el bienestar del feto, o la «salud primaria», y la salud de los adultos[3][4] Las estrategias de prevención primaria suelen centrarse en proporcionar a los futuros padres: educación sobre las consecuencias de las influencias epigenéticas en su hijo,[5] suficiente tiempo de permiso para ambos padres y apoyo económico si es necesario. Esto incluye también la crianza en la infancia.

Vacuna terapéutica

Desde que se desarrolló la primera vacuna en 1796 para tratar la viruela,1 se han creado varios métodos diferentes para desarrollar vacunas exitosas. Hoy en día, esos métodos, conocidos como tecnologías de vacunas, son más avanzados y utilizan la última tecnología para ayudar a proteger al mundo de enfermedades prevenibles.2

Los virus se diferencian unos de otros en muchos aspectos, como su capacidad de propagación y las partes del cuerpo que atacan. Sin embargo, una cosa que la mayoría de los virus tienen en común es que tienen formas ingeniosas de sobrevivir a nuestros esfuerzos por matarlos. A medida que infectan y se reproducen en los seres vivos, su composición genética cambia. Algunos cambios, o mutaciones, pueden hacer que un virus sea más contagioso o que el huésped esté más enfermo.

Vacuna contra el sarampión

Su bienestar y el de su familia son una prioridad para nosotros, por eso le ofrecemos programas de evaluación médica integral de alta calidad para prevenir y/o detectar posibles afecciones en cualquier etapa de su vida.

Es una enfermedad infecciosa y transmisible que afecta gravemente a las funciones del hígado y puede evolucionar hasta la cronicidad. La vacuna contra la hepatitis B puede prevenir esta enfermedad y sus consecuencias, como el cáncer de hígado y la cirrosis hepática.

La rabia humana es una enfermedad vírica transmitida por la mordedura de un animal infectado. Se caracteriza por una encefalomielitis aguda (una respuesta agresiva del sistema inmunitario que destruye la capa de mielina de los nervios y altera su funcionamiento a nivel del cerebro o la médula espinal).

El herpes zóster es una erupción dolorosa y ardiente. Suele aparecer en una parte del cuerpo y puede durar varias semanas. Puede causar dolor intenso y cicatrices de larga duración. Con menor frecuencia pueden aparecer infecciones cutáneas bacterianas, debilidad, parálisis muscular, pérdida de audición o de visión. El herpes zóster está causado por el mismo virus que causa la varicela. Después de haber tenido varicela, el virus que la causó permanece en el cuerpo de las células nerviosas. A veces, después de muchos años, el virus vuelve a activarse y causa el herpes zóster.