Inhaladores presurizados

Mecanismo del inhalador

A pesar de que el 89,9% de estos pacientes tenían un seguimiento regular con un neumólogo (69,2%) o un médico de cabecera (41,8%), sólo el 23% de los pacientes no cometieron errores en la técnica del inhalador y el 32,2% no cometieron errores críticos, como se muestra en la Fig. 1

Los 3 pasos con la mayor tasa de error fueron todos pasos críticos, el paso 2 (34,6%) «agitar bien el inhalador durante 5 s», el paso 6 (46,2%) «exhalar completamente lejos del inhalador/espaciador» y el paso 10 (40,9%) «aguantar la respiración durante 10 s o el tiempo que sea cómodo», como se ve en la Fig. 2.Fig. 2Porcentaje de pacientes con pasos correctos por paso (n = 208). (La mitad inferior de la columna indica el porcentaje de participantes que realizan el paso correctamente, el gris oscuro corresponde a los pasos no críticos, el sombreado diagonal indica los pasos críticos)Imagen a tamaño completo

Un médico respiratorio había explicado la técnica al 89,9% de los pacientes una media de 3,37 (SD2,7) veces, un médico general al 50% de los pacientes 1,43 (SD2,2) veces. Sólo el 28,9% había recibido consejo de otro profesional sanitario, mientras que el 41,4% había buscado otras fuentes de información en medios escritos (34%) o electrónicos (23%). La figura 3 muestra la distribución del número correcto de pasos. Sin embargo, la mediana de 10(IQR9-11) pasos correctos de 12, y 3(IQR2-4) de 4 pasos críticos correctos, indica que la mayoría de los pacientes realizaban al menos 9 pasos correctamente.Fig. 3Número de pasos correctos de la técnica de inhalación. (La mediana y el rango intercuartil se muestran en la parte inferior. Los asteriscos son valores atípicos)Imagen a tamaño completo

Inhalador dosificador deutsch

Comparación de las formulaciones de inhalador de polvo seco y de inhalador de dosis medida presurizado de dipropionato de beclometasona extrafino/fumarato de formoterol/glicopirronio en pacientes con EPOC: el ensayo controlado aleatorio TRI-D

Para los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que presentan exacerbaciones cuando reciben un agonista β2 de acción prolongada (LABA) más un antagonista muscarínico de acción prolongada (LAMA), o síntomas o exacerbaciones cuando reciben un corticoesteroide inhalado (CI) más un LABA, se recomienda la terapia triple inhalada con una combinación triple de un CI, un LABA y un LAMA.1

Existe una terapia triple en un solo inhalador que combina, en una formulación extrafina (es decir, con un diámetro aerodinámico medio de la masa <2 µm), el CSI dipropionato de beclometasona (BDP), el LABA fumarato de formoterol (FF) y el LAMA glicopirronio (G). Las partículas extrafinas de los medicamentos en aerosol son más capaces de llegar a las vías respiratorias pequeñas que las partículas no extrafinas,2 lo que mejora el suministro a estas vías respiratorias, uno de los principales lugares de obstrucción del flujo aéreo en la EPOC,3,4 con una menor deposición orofaríngea.5 Tres estudios previos de 52 semanas han evaluado la eficacia y la seguridad de esta combinación en pacientes con EPOC. En el estudio TRILOGY, BDP/FF/G redujo la tasa de exacerbaciones de la EPOC en un 23% en comparación con BDP/FF,6 en el estudio TRINITY, BDP/FF/G redujo la tasa en un 20% en comparación con el LAMA tiotropio,7 y en el estudio TRIBUTE, BDP/FF/G redujo la tasa en un 15% en comparación con la combinación LABA/LAMA indacaterol/glicopirronio.8 En los tres estudios, el DPB/FF/G se administró a través de un inhalador de dosis medida presurizado (IDMp); esta formulación ha sido aprobada para el tratamiento de la EPOC en varios países, incluso en la Unión Europea.

Desventajas del inhalador dosificador

Recuerde a los pacientes que comprueben y retiren correctamente la tapa de la boquilla antes de inhalar una dosis y que agiten el inhalador para eliminar los objetos sueltos que puedan haber quedado atrapados en el inhalador durante su almacenamiento. La tapa de la boquilla debe volver a colocarse de forma segura después de su uso. Hemos recibido informes de pacientes que han inhalado objetos en la parte posterior de la garganta, provocando tos. En algunos casos, los objetos fueron aspirados, causando una obstrucción de las vías respiratorias.

Los inhaladores dosificadores presurizados (IDP) se utilizan ampliamente para administrar tratamientos broncodilatadores y antiinflamatorios de rescate y mantenimiento para el asma. La boquilla del inhalador está protegida por una tapa de plástico extraíble.

Para evitar la inhalación accidental de la cubierta de la boquilla, el paciente debe retirar completamente la cubierta antes de inhalar una dosis. Si el inhalador se guarda sin la tapa, los objetos sueltos pueden quedar atrapados dentro de la boquilla e inhalarse en la parte posterior de la garganta, lo que provoca tos. En algunos casos, los objetos fueron aspirados, provocando la obstrucción de las vías respiratorias.

Inhalador de polvo seco

Los inhaladores son un dispositivo de uso común para administrar medicamentos a personas con enfermedades de las vías respiratorias. Con un uso correcto, los inhaladores son muy eficaces a la hora de proporcionar un alivio sintomático rápido y eficaz dentro del pulmón, evitando altos niveles de exposición sistémica. Estas características farmacocinéticas amplían el índice terapéutico, permitiendo así el máximo beneficio terapéutico con mínimos efectos adversos. Sin embargo, esta ventaja teórica se ve algo atenuada por el uso incorrecto del dispositivo inhalador. El uso incorrecto de los inhaladores facilita la deposición orofaríngea, lo que aumenta significativamente la absorción sistémica del fármaco, con el consiguiente aumento de la toxicidad. Por ejemplo, cuando se inhalan partículas demasiado grandes, la deposición de corticosteroides en la parte superior de la garganta provoca ronquera y candidiasis orofaríngea; por el contrario, el aumento de la deposición alveolar de partículas mucho más pequeñas puede provocar un aumento de las reacciones adversas sistémicas al fármaco.

Los inhaladores, por tanto, desempeñan un papel crucial en el tratamiento de los pacientes con enfermedades de las vías respiratorias y se está reconociendo que la elección del dispositivo de inhalación parece ser tan importante como la de la molécula del fármaco. De hecho, en la práctica clínica diaria, los neumólogos suelen centrarse en las propiedades farmacológicas de los distintos fármacos respiratorios a la hora de seleccionar la mejor opción terapéutica posible, pero se presta poca atención a las características de los distintos inhaladores y a la capacidad del paciente para utilizar el propio dispositivo. De hecho, a menudo se infravalora cómo el uso incorrecto de los inhaladores por parte de los pacientes se asocia directamente con una mayor utilización de los recursos sanitarios [1].