Incineración de personas

Significado de la cremación

El proceso tiene lugar en una cámara de cremación, también conocida como retorta, de un crematorio. La cámara se precalienta a un punto determinado y luego el cuerpo se traslada allí rápidamente a través de una puerta mecanizada para evitar la pérdida de calor.

A continuación, el calor seca el cuerpo, quema la piel y el pelo, contrae y carboniza los músculos, vaporiza los tejidos blandos y calcifica los huesos para que acaben desmoronándose. Los gases liberados durante el proceso se expulsan a través de un sistema de escape.

Algunos crematorios disponen de un quemador secundario para ayudar a quemar el cuerpo por completo. De lo contrario, el técnico de cremación puede tener que aplastar los restos parcialmente incinerados con la ayuda de una larga vara en forma de azada.

Como resultado, el cadáver queda reducido a restos óseos y fragmentos de hueso. A continuación, se recoge en una bandeja o cazo (pueden quedar pequeños residuos en la cámara y mezclarse con las partículas de las incineraciones posteriores) y se deja enfriar durante algún tiempo.

Además, la mezcla puede contener trabajos dentales, oro dental, tornillos quirúrgicos, prótesis, implantes, etc. Estos objetos se retiran con la ayuda de fuertes imanes y/o fórceps tras una inspección manual. Todos estos metales se eliminan posteriormente según las leyes locales.

Proceso de cremación

El entierro o la incineración de los restos humanos son las opciones habituales cuando fallece un ser querido. De las dos, es la cremación la que parece suscitar más preguntas, controversias y mitos. La cremación se remonta a hace al menos 20.000 años en el registro arqueológico, siendo la «Dama de Mungo» (los restos de un cuerpo parcialmente incinerado encontrados en el lago Mungo, Australia) el ejemplo más antiguo.

La primera cremación en Gran Bretaña tuvo lugar en Woking en marzo de 1886. La legislación formal siguió con la aprobación de la Ley de Cremación de 1902, que imponía requisitos de procedimiento antes de que se pudiera llevar a cabo una cremación, y restringía la práctica a los lugares autorizados. En Nueva Zelanda, más del 60% de las familias optan por la cremación tras el fallecimiento de una persona. Esta cifra sigue siendo muy inferior a la de Japón, donde la cremación se produce tras el 99% de las muertes, y a la de Polonia, con un índice de cremación inferior al 10%.

Durante la cremación, el ataúd que contiene el cuerpo se introduce en el horno crematorio y se incinera a una temperatura de entre 760 y 1.150 grados centígrados. El proceso suele durar entre 90 minutos y dos horas, durante las cuales una gran parte del cuerpo (especialmente los órganos y otros tejidos blandos) se vaporiza y se oxida por el intenso calor. En contra de la creencia popular, lo que queda del cuerpo (los restos incinerados) no son cenizas en el sentido habitual.

Tasa de cremación

La cremación puede servir como rito funerario o post-funerario y como alternativa al entierro. En algunos países, como India y Nepal, la cremación en una pira al aire libre es una tradición antigua. A partir del siglo XIX, la cremación se introdujo o reintrodujo en otras partes del mundo. En los tiempos modernos, la cremación se realiza habitualmente con un horno cerrado (cremador), en un crematorio.

La cremación deja una media de 2,4 kg de restos conocidos como «cenizas» o «restos cremados»[2][3]. No constituyen un riesgo para la salud y pueden ser enterrados, inhumados en un lugar conmemorativo, conservados por los familiares o esparcidos de diversas maneras.

En Oriente Medio y Europa, tanto el enterramiento como la incineración son evidentes en el registro arqueológico del Neolítico. Los grupos culturales tenían sus propias preferencias y prohibiciones. Los antiguos egipcios desarrollaron una intrincada teología de la transmigración del alma, que prohibía la cremación. Esto también fue ampliamente adoptado por los pueblos semíticos. Los babilonios, según Heródoto, embalsamaban a sus muertos. Los fenicios practicaban tanto la cremación como la inhumación. Desde la civilización cicládica, en el año 3000 a.C., hasta la época submicénica, en el año 1200-1100 a.C., los griegos practicaban la inhumación. La cremación apareció hacia el siglo XII a.C., probablemente por influencia de Anatolia. Hasta la época cristiana, en la que la inhumación volvió a ser la única práctica funeraria, se practicaban tanto la combustión como la inhumación, dependiendo de la época y el lugar[7] En la historia más temprana de Roma, tanto la inhumación como la cremación eran de uso común entre todas las clases. Hacia mediados de la República, la inhumación fue sustituida casi exclusivamente por la cremación, con algunas excepciones notables, y siguió siendo la práctica funeraria más común hasta mediados del Imperio, cuando fue sustituida casi por completo por la inhumación.

El cristianismo de la cremación

Los métodos de Alemania para tratar a los muertos no han estado a la altura de los del resto del mundo occidental. Durante generaciones, la cremación y el embalsamamiento han sido gestionados por el Estado, en lugar de por las funerarias; la gente no ha podido elegir qué hacer con los restos incinerados (tenían que ser enterrados en un cementerio); el cementerio privado apenas existe; y mucha gente opta por una tumba anónima sin lápida (algo que se encuentra en los vecinos europeos de Alemania, pero prácticamente desconocido en Norteamérica).

Sin embargo, se están produciendo cambios, en parte porque se están armonizando las leyes con las de los vecinos de la Unión Europea, y en parte porque mucha gente quiere frenar el exorbitante coste de un funeral y un entierro. Es un chiste permanente que «no te puedes permitir morir».

La tendencia más notable en estos días es hacia la cremación, que ahorra el gasto del embalsamamiento. Las urnas en las que se depositan las cenizas suelen ser menos costosas que un ataúd. Los cementerios alemanes permiten enterrar de dos a cuatro urnas en el espacio necesario para un ataúd. Y, a diferencia de un entierro tradicional, no es necesario tomar precauciones especiales para evitar la contaminación de las aguas subterráneas.