Es normal el dolor de cadera durante el embarazo

Cinturón para embarazadas

Ahora que estás en el segundo trimestre, probablemente estés encantada de tener esa bonita (o no tan pequeña) barriguita de embarazada, en lugar de parecer un poco fuera de forma y llevar ropa poco ajustada. La gente sonríe cuando te ve y lo más probable es que te ofrezca su asiento en el autobús.

A medida que avanza el embarazo, estos dolores y molestias se acentúan, si no los controlas. Pero con un poco de esfuerzo y algunos ejercicios y consejos saludables, estos pequeños dolores pueden llegar a ser manejables.

Si has sufrido dolores de espalda antes del embarazo, lo más probable es que éste agrave esos síntomas. Empieza a fortalecer tu espalda antes de empezar a intentar concebir, sugiere Paula Giblin, enfermera partera certificada y directora de servicios perinatales en la clínica MCPM de Denver. Sugiere que pruebes el yoga, la natación y el pilates.

Incluso las mujeres que están en mejor forma pueden experimentar dolor en la parte baja de la espalda, así como tensión en el cuello y en los músculos. A medida que el bebé crece, el útero aumenta hasta 1.000 veces su tamaño original. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, esta cantidad de crecimiento -cuando se centra en una zona- afecta al equilibrio de tu cuerpo y puede causar molestias. La postura de la mayoría de las mujeres cambia a medida que crece su vientre y comienzan a inclinarse hacia atrás, lo que hace que los músculos de la espalda se tensen. Y tu nueva forma voluptuosa también puede provocar tensiones en el cuello y los hombros, ya que tus pechos más grandes tiran de esos músculos.

Dolor de espalda al principio del embarazo 5 semanas

Experimentar dolor en la articulación de la cadera durante el embarazo es habitual. Es especialmente frecuente durante el segundo y tercer trimestre, cuando el bebé aumenta de peso y el cuerpo se prepara para el parto. Hay algunas medidas que la mujer puede tomar para minimizar el dolor, como hacer algunos ejercicios suaves y ajustar la postura.

Tener un bebé es una experiencia maravillosa y natural, pero también es físicamente estresante. Una de las tensiones más comunes es el dolor de cadera y de piernas que provoca el embarazo debido a los cambios físicos que experimenta el cuerpo de la mujer para que el embarazo, el parto y el alumbramiento se desarrollen con éxito.

Cuanto más crece el bebé, mayor es el estrés al que se somete el cuerpo, ya que el bebé es más pesado y más activo. Las hormonas liberadas relajan los tejidos conectivos de todo el cuerpo, pero son los cambios en la zona pélvica en particular los que provocan el dolor de espalda y cadera.

No hay dos embarazos idénticos, pero la mayoría de los dolores de cadera suelen empezar durante el segundo trimestre y empeorar en el tercero. El crecimiento del bebé supone una tensión cada vez mayor para el cuerpo debido a su peso y a los movimientos cambiantes, junto con los cambios inducidos por las hormonas en el cuerpo.

Dolor punzante por embarazo en el ombligo

La hormona relaxina es una de las principales responsables del dolor de cadera, ya que hace exactamente lo que su nombre indica. Hace que las articulaciones y los músculos se relajen y se aflojen, haciendo sitio al bebé que crece en tu interior.

Se hace más evidente en las últimas etapas del embarazo, a medida que aumentas de peso y experimentas más cambios en tu cuerpo, pero es probable que desarrolles una especie de «contoneo». Este balanceo, o forma de andar, provocará dolor de cadera, ya que el patrón de movimiento no es natural.

Si aún no lo has hecho, es probable que tengas problemas de insomnio en algún momento del embarazo. Te darás vueltas en la cama, irás al baño durante toda la noche y lucharás contra los dolorosos calambres en las piernas.

Durante el embarazo, dormir de lado es prácticamente la única posición cómoda. Esto es especialmente cierto en el tercer trimestre, cuando tu barriga crece y el bebé ejerce presión sobre ciertas partes de tu cuerpo.

Hay muchos cambios en el estilo de vida y cosas rápidas que puedes probar. Algunas mujeres embarazadas intentan tomar tylenol para el dolor de cadera durante el embarazo, o cualquier variación de antiinflamatorio o analgésico de venta libre.

Flexor de la cadera atascado

Dormir de lado siempre va a ser difícil. Intenta soportar más presión a través de la parte delantera del muslo cuando te acuestes de lado (lleva el peso de tu cuerpo hacia delante colocando una almohada detrás de tu espalda, o prueba con un trozo de espuma gruesa encima de tu colchón para hacerlo más suave).

Cuando estés sentado en el trabajo, comprueba rápidamente tu posición. Mantener las caderas ligeramente más altas en comparación con las rodillas te ayudará tanto con el dolor de cadera como con el de la parte inferior de la espalda (como se ve en la imagen de abajo).

Los ejercicios de fuerza dirigidos a los músculos de las caderas, la pelvis y los glúteos son una buena forma de ayudar a prevenir el dolor lateral de cadera y, si por desgracia ya tienes síntomas, de controlar el dolor.