Dejar de sudar por la cara

Cómo dejar de sudar en la cara de forma natural

La temporada de fútbol por fin se acerca, ya que el tiempo se enfría, pero algunos jugadores tienen problemas de sudoración cuando la temporada se calienta. Se sabe que los deportistas sudan copiosamente cuando están actuando; es un signo de salud, ya que es la única adaptación fisiológica del cuerpo para mantenerse fresco. De hecho, los que están más en forma tienden a sudar más que los que no lo están porque pueden entrenar con una mayor carga de trabajo que genera más calor. Sin embargo, llega un momento en que la sudoración puede convertirse en un problema para los atletas que intentan rendir a un nivel óptimo[1], lo cual es cierto para los atletas de todo tipo de deportes, pero puede ser especialmente pertinente para los jugadores de fútbol, ya que participan en un deporte de alto impacto y tienen formas y tamaños muy variados. Un estudio reveló que los defensores de línea tienden a sudar más, en promedio, que otros tipos de jugadores debido al tamaño de sus cuerpos. Su mayor tamaño general hace que generen más calor mientras se ejercitan y, por tanto, producen más sudor[2] Si bien es normal que un defensa produzca más sudor que un jugador más pequeño y tiene sentido, algunos jugadores producen cantidades tan grandes de sudor que interfieren en su rendimiento.

Cómo dejar de sudar en la cara en verano

¿Le caen gotas de sudor por la frente mientras está sentado en su escritorio? ¿Tiene el pelo húmedo y grasiento por la excesiva sudoración del cuero cabelludo apenas unas horas después de haberlo lavado? Si ha respondido afirmativamente a alguna de las preguntas anteriores, es posible que sufra hiperhidrosis craneofacial o sudoración excesiva de la cara, la cabeza o el cuero cabelludo.

Algunas afecciones médicas y medicamentos pueden provocar una sudoración excesiva, denominada hiperhidrosis secundaria. Si se determina que la sudoración excesiva es independiente de una afección médica o de una medicación, se puede diagnosticar hiperhidrosis primaria.

La hiperhidrosis primaria es una afección que provoca una sudoración anormalmente excesiva que no está relacionada con el calor, el ejercicio o una afección médica subyacente. Puede afectar a la cara, las axilas, las manos y los pies, provocando ansiedad social, vergüenza y dificultades laborales.

Sudoración facial

La hiperhidrosis, o sudoración excesiva, puede ocultarse cuando afecta a la mayor parte del cuerpo, pero cuando afecta a la cara los resultados están a la vista de todos. Esto se conoce como hiperhidrosis craneofacial.

Se cree que la hiperhidrosis primaria (en la que no se desencadena por otros factores) está causada por un fallo en el sistema nervioso simpático que hace que envíe mensajes incorrectos para estimular las glándulas sudoríparas.

En teoría, los antitranspirantes, tanto los de venta libre como los recetados, pueden utilizarse tanto en la cabeza y la cara como en otras partes del cuerpo. Sin embargo, hay que tener cuidado al utilizarlos en la piel facial, que es más delicada, y siempre hay que hacer una prueba en una zona pequeña en caso de que se produzca una reacción adversa.

Puede reducir los efectos de la hiperhidrosis usando ropa holgada de tejidos naturales como el algodón. Evite los materiales artificiales como el nailon. Mantener el cuerpo fresco reducirá de forma natural la necesidad general de transpiración.

El Botox actúa desactivando las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas para evitar que produzcan sudor. El Botox se inyecta en forma de cuadrícula en la cara y el cuero cabelludo para limitar la actividad de estas glándulas.

Sudo tanto que se me moja el pelo por la noche

La sudoración no suele suponer una amenaza grave para la salud, pero puede resultar embarazosa y angustiosa. También puede tener un impacto negativo en su calidad de vida y puede provocar sentimientos de depresión y ansiedad.

No existen directrices para determinar lo que es una sudoración “normal”, pero si cree que suda demasiado y su sudoración ha empezado a interferir en su vida diaria, es posible que tenga hiperhidrosis.

Si esto no le ayuda, le pueden aconsejar que pruebe tratamientos como la iontoforesis (la zona afectada se trata con una corriente eléctrica débil que se pasa a través del agua o de una compresa húmeda), inyecciones de toxina botulínica e incluso la cirugía en algunos casos.

Aunque no está claro por qué se desarrolla, se cree que es el resultado de un problema con una parte del sistema nervioso llamada sistema nervioso simpático, y es posible que sus genes también desempeñen un papel.

El sistema nervioso simpático controla la mayoría de las funciones corporales que no requieren un pensamiento consciente, como el movimiento de los alimentos a través del cuerpo y el movimiento de la orina fuera de los riñones hacia la vejiga.