Cirugia dedo en gatillo mano

Chasquido de dedos

Fort Myers Cirujano Ortopédico: Dr. John Kagan > Tratamiento del dedo en gatillo También conocido como tenosinovitis estenosante y tendinitis del flexor, el dedo en gatillo es una condición en la que los dedos o el pulgar de la mano se encajan o se bloquean y pueden quedar atrapados en una posición doblada o fija. El dedo afectado puede enderezarse repentinamente con un chasquido rápido.

El dedo en gatillo está causado por la inflamación de una sustancia conocida como tenosinovio. El tenosinovio es la vaina protectora que rodea los tendones de los dedos. Permite que los tendones se deslicen suavemente dentro de la vaina cuando se dobla y se endereza un dedo o una articulación. Cuando hay inflamación, el tendón no puede deslizarse suavemente, lo que hace que el dedo se enganche en una posición doblada. En casos prolongados, el propio tendón puede volverse anormal.

Con una larga experiencia en este tipo de problemas, el Dr. John C. Kagan puede diagnosticar el dedo en gatillo y otras condiciones de la mano y la muñeca para determinar el tratamiento adecuado. Las opciones de tratamiento varían dependiendo de la gravedad de la condición.

Prueba del dedo en gatillo

La capacidad de doblar los dedos se rige por los tendones de apoyo que conectan los músculos con los huesos de los dedos. Los tendones discurren a lo largo del hueso y se mantienen en su sitio a intervalos mediante túneles de ligamentos llamados poleas. Cuando los dedos se doblan, o se enderezan, un revestimiento resbaladizo llamado tenosinovium ayuda a los tendones a deslizarse suavemente a través de los ligamentos con una fricción reducida.

La inflamación del tenosinovio provoca una afección llamada dedo en gatillo, también conocida como tenosinovitis estenosante o tendinitis flexora, en la que uno de los dedos o el pulgar de la mano queda atrapado en una posición doblada. El dedo afectado puede enderezarse con un chasquido rápido, como cuando se aprieta y suelta el gatillo de una pistola, de ahí el nombre de dedo en gatillo.

El dedo en gatillo está causado por la inflamación del tenosinovio. La inflamación forma un nódulo y dificulta que el tendón se deslice suavemente dentro de su vaina, lo que provoca que el dedo se “enganche” en una posición doblada y luego se libere repentinamente.

Tratamiento del dedo en gatillo

El dedo en gatillo es una afección que provoca dolor, rigidez y una sensación de bloqueo o enganche al doblar y estirar el dedo. La afección también se conoce como “tenosinovitis estenosante”. El dedo anular y el pulgar son los más afectados por el dedo en gatillo, pero también puede darse en los demás dedos. Cuando el pulgar está afectado, la afección se denomina “pulgar en gatillo”.

A lo largo de la vaina del tendón, unas bandas de tejido denominadas “poleas” sujetan los tendones flexores a los huesos de los dedos. Los tendones pasan a través de las poleas cuando el dedo se mueve. La polea de la base del dedo se llama “polea A1”. Esta es la polea que se ve afectada con más frecuencia en el dedo en gatillo.

La vaina del tendón se une a los huesos del dedo y mantiene el tendón flexor en su lugar mientras se mueve. La polea A1 está cerca de la apertura de la vaina del tendón.Reproducido de JF Sarwark, ed: Essentials of Musculoskeletal Care, ed 4. Rosemont, IL, American Academy of Orthopaedic Surgeons, 2010.

En un paciente con dedo en gatillo, la polea A1 se inflama o engrosa, lo que dificulta el deslizamiento del tendón flexor a través de ella cuando el dedo se dobla. Con el tiempo, el tendón flexor también puede inflamarse y desarrollar un pequeño nódulo en su superficie. Cuando el dedo se flexiona y el nódulo pasa por la polea, se produce una sensación de enganche o chasquido. Esto suele ser doloroso.

Funcionamiento de los dedos del gatillo

Cuando una afección llamada dedo en gatillo hace que un dedo o un pulgar se quede temporalmente “atascado” en una posición doblada, el médico puede recomendar un procedimiento para liberar físicamente la vaina del tendón constreñida que causa el problema. La liberación de este tejido blando permitirá que el dedo o el pulgar vuelvan a moverse libremente.

La liberación se realiza con anestesia y puede llevarse a cabo perforando la piel con una aguja (liberación percutánea) o haciendo una incisión quirúrgica. Ambos procedimientos se consideran de relativamente bajo riesgo y se describen en detalle a continuación.

Tradicionalmente, la liberación percutánea ha sido menos popular que la cirugía abierta (descrita a continuación), porque la cirugía abierta ofrece al cirujano una visión clara de los tejidos afectados. A la mayoría de los médicos les preocupa que la liberación percutánea aumente el riesgo de dañar el tejido tendinoso que no se ve, así como los nervios cercanos, que pueden estar a 2 o 3 mm de distancia del tendón afectado.3 Un médico capacitado para utilizar imágenes de ultrasonido para guiar una aguja durante este procedimiento puede reducir la probabilidad de dañar los nervios y los tendones.