Celulitis tipos

Qué causa la celulitis

La celulitis es un problema estético muy común que en el pasado ha sido notoriamente difícil de tratar. Gracias a las nuevas tecnologías no quirúrgicas, los cirujanos estéticos pueden ahora abordar con mayor eficacia las causas estructurales de la celulitis, ayudando a reducir los hoyuelos característicos y a devolver una textura más suave y firme a la piel afectada por la celulitis. Elija entre los siguientes enlaces para obtener más información sobre sus opciones:

La celulitis se forma cuando las bandas fibrosas llamadas septos, que conectan la piel con la fascia muscular subyacente, se tensan de forma irregular, tirando hacia abajo de la piel, y/o comienzan a romperse, permitiendo que la capa normal de grasa bajo la piel empuje hacia arriba. Esto da lugar a la aparición de arrugas o de «requesón».

Se calcula que entre el 85 y el 90% de las mujeres adultas tienen celulitis, normalmente en el abdomen, las nalgas y los muslos. El proceso de envejecimiento puede empeorar el aspecto de la celulitis, ya que la piel pierde elasticidad y es menos capaz de resistir la tensión irregular creada por las bandas fibrosas. Aunque las personas con sobrepeso tienden a tener una celulitis más pronunciada, es común incluso en las mujeres muy delgadas, y perder peso rara vez elimina la celulitis por completo.

Celulitis edematosa

La mayoría de las veces localizada en los muslos, el abdomen, las nalgas y los brazos, la celulitis blanda es más evidente cuando se está acostado que cuando se está de pie. La piel tiene un aspecto gelatinoso y no es dolorosa al tocarla. Si se sufre de celulitis blanda, se debe sobre todo a la falta de tono muscular y al sobrepeso.

Para eliminar la celulitis blanda, le aconsejamos que se alimente de forma más saludable, evitando los productos demasiado ricos en grasas, azúcar y sal. Además, te recomendamos que hagas más ejercicio. Caminar, correr, nadar o simplemente hacer algunos ejercicios de fitness en casa te permitirán reducir el efecto piel de naranja debido a este tipo de celulitis.

La celulitis edematosa suele afectar a muslos y rodillas, pero es más frecuente en la parte inferior de las piernas, que pierden definición. Se debe a problemas de mala circulación agravados por una importante retención de líquidos. La piel suele ser dolorosa al tocarla.

Como la falta de actividad física favorece la creación de celulitis, te aconsejamos que hagas más deporte (sí, una vez más…). En cuanto a tu dieta, favorece los ingredientes con beneficios diuréticos (apio, puerro, té verde, berenjena, bayas rojas, cebolla, col, piña y pimienta).

Tratamiento de la celulitis

Es un problema al que se enfrentan la mayoría de las mujeres: la celulitis. Pero la dermatóloga Dra. Whitney Bowe dice que no toda la celulitis es igual. ¿Quién lo iba a saber? Resulta que hay 4 tipos básicos – y la mayoría de nosotras tenemos uno de ellos.Rach bromea, «Mi madre y yo tratamos [la celulitis] no mirando hacia abajo en la ducha y vistiendo siempre de negro», pero si quieres ir un paso más allá, echa un vistazo a los consejos de la Dra. Bowe para averiguar qué tipo tienes, y cómo tratarlo.

Tipo 1: Celulitis de piel sueltaCon la edad, a medida que las fibras de colágeno y elastina de los tejidos se debilitan, se produce un mayor deslizamiento de la piel sobre los músculos y los tejidos, lo que provoca la aparición de hoyuelos en la superficie de la piel, dice el Dr. Bowe.

Celulitis blanda

La celulitis puede ser de tres tipos. Los dos primeros son los más comunes, pero el tercer tipo puede ser muy raro. Estos diferentes tipos pueden aparecer simultáneamente en el cuerpo de una misma persona. En general, estos tipos difieren en su apariencia. Algunos también pueden ser más dolorosos y más difíciles de manejar que los otros.

La celulitis blanda puede ser esponjosa y suave al tacto. Este tipo suele aparecer alrededor de las nalgas, los muslos y detrás de los brazos. Junto a ella también aparecen varices y arañas vasculares. En cuanto a su aspecto, puede describirse como muy gelatinoso y áspero. Una cosa extraña es que puede cambiar de posición cuando la persona camina, se sienta o cambia de posición al acostarse. Su aspecto también será más evidente en posición tumbada que cuando la persona está de pie.

El segundo sería el tipo duro. Este tipo sólido lo suelen experimentar las mujeres más jóvenes. Su aspecto puede compararse fácilmente con la cáscara de una naranja, ya que los hoyuelos y los bultos están muy juntos. A diferencia del tipo blando, permanecerá en su posición cuando la persona se mueva, ya que la piel está firmemente unida al músculo inferior. Tocar la zona afectada también puede provocar dolor debido a su sensibilidad. Los expertos aconsejan tratar inmediatamente esta zona con diferentes medicamentos. Tratarlos en etapas posteriores puede ser ineficaz ya que los bultos no se reducirán fácilmente. Una de las mejores maneras de tratarlos es mediante la mesoterapia. En este tratamiento, el mesodermo será inyectado con diferentes fármacos y aditivos naturales que contrarrestarán directamente el problema que se produce en esta capa.