Buena praxis

Ejemplos de buenas prácticas en el lugar de trabajo

Definición – Una buena práctica es un ejemplo del mundo real (estudio de caso) en el que se ha aplicado un método o técnica que ha mostrado sistemáticamente resultados superiores a los obtenidos por otros medios. Por lo tanto, el estudio de caso y el enfoque correspondiente se utilizan como punto de referencia con el que se pueden medir otras actividades. Las mejores prácticas están estrechamente relacionadas con el término «estado del arte», que a veces también se utiliza para referirse a una colección de ejemplos de buenas prácticas.

Relevancia para el PMUS – Es beneficioso para las autoridades públicas observar los ejemplos de buenas prácticas para ver lo que otros municipios han sido capaces de lograr. Diferentes ciudades de toda Europa han logrado buenas prácticas en diferentes aspectos del desarrollo y la aplicación del PMUS. El sitio web /discover/case-studies ofrece una útil recopilación de los mismos. Se puede obtener una perspectiva diferente invitando a representantes de una ciudad con un buen nivel de experiencia en la preparación del PMUS para que realicen una revisión por pares del proceso del PMUS de su ciudad (véase también la evaluación comparativa).

Qué es una buena práctica en la enseñanza

En este post adicional, Gillian Mackintosh, responsable de política académica del equipo de garantía de calidad y mejora de los servicios académicos, destaca varios recursos clave para compartir las buenas prácticas en toda la Universidad…

La sección de recursos de las páginas web pretende proporcionar recursos internos y externos para apoyar el intercambio de buenas prácticas, por ejemplo, enlaces a los proyectos Focus On de la QAA de Escocia y a los proyectos Enhancement Themes.

Gillian es responsable de política académica en el equipo de garantía de calidad y mejora de los servicios académicos. Supervisa el proceso de revisión periódica interna y la gestión de las revisiones de los estudiantes. Además, Gillian apoya la participación de la Universidad en los Temas de Mejora, y trabaja con la Asociación de Estudiantes en la participación de los estudiantes en los procesos de calidad (incluyendo los mecanismos de voz de los estudiantes y el Acuerdo de Asociación de Estudiantes).

Buenas prácticas en una frase

Las mejores prácticas se utilizan para mantener la calidad como alternativa a las normas legislativas obligatorias y pueden basarse en la autoevaluación o la evaluación comparativa.[1] Las mejores prácticas son una característica de las normas de gestión acreditadas, como la ISO 9000 y la ISO 14001.[2]

Algunas empresas de consultoría se especializan en el ámbito de las mejores prácticas y ofrecen plantillas ya preparadas para estandarizar la documentación de los procesos empresariales. A veces, una mejor práctica no es aplicable o es inadecuada para las necesidades de una organización concreta. Un talento estratégico clave necesario al aplicar las mejores prácticas a las organizaciones es la capacidad de equilibrar las cualidades únicas de una organización con las prácticas que tiene en común con otras.

Las buenas prácticas operativas son un término de gestión estratégica. Otros usos más específicos del término son las buenas prácticas agrícolas, las buenas prácticas de fabricación, las buenas prácticas de laboratorio, las buenas prácticas clínicas y las buenas prácticas de distribución.

Esta sección necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Best practice» – noticias – periódicos – libros – scholar – JSTOR (septiembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Buenas prácticas svenska

Programas de divulgaciónLos servicios de salud mental convencionales suelen esperar que las personas con trastornos mentales busquen activamente un tratamiento. Los expertos consideran que esto no es realista en el caso de las personas pertenecientes a grupos socialmente marginados. Algunos de ellos, como los inmigrantes irregulares o los que no tienen una cobertura de seguro adecuada, pueden no tener derecho a utilizar los servicios y, por tanto, no pueden acceder fácilmente a la atención general. Incluso cuando las personas de los grupos marginados tienen pleno derecho a la asistencia, su estilo de vida puede no estar en consonancia con los requisitos de los servicios (por ejemplo, utilizar los servicios dentro del horario de oficina, concertar y mantener las citas). Además, es posible que no tengan los conocimientos o las capacidades suficientes para acceder a los servicios generales, que sientan vergüenza de acudir a los servicios y hablar de sus antecedentes, o que no confíen en los servicios ni en el personal. Por todas estas razones, los expertos vieron la necesidad de establecer programas de acercamiento que traten de iniciar el contacto con los grupos marginados, establecer una relación de confianza, identificar a las personas con trastornos mentales y ayudarles a acceder a la atención. Se propuso que la atención puede prestarse en las organizaciones asistenciales y comunitarias existentes que las personas de los grupos marginados ya utilizan y en las que confían.