Asperger mujeres sintomas

Abrazar el autismo

El autismo es una diferencia neurológica que dura toda la vida y que hace que los autistas experimenten e interactúen con el mundo de forma diferente a las personas no autistas. Estas diferencias pueden dar lugar a diversos puntos fuertes y desafíos.

El autismo se entiende mejor en el contexto de la neurodiversidad. Este es el concepto de que el cerebro humano muestra una amplia gama de variantes naturales. El autismo es una diferencia que hay que apoyar, más que un trastorno o una deficiencia que hay que tratar.

El autismo es un espectro, lo que significa que la experiencia del autismo de una persona es única para ella. No se encontrará con dos personas autistas que compartan exactamente los mismos puntos fuertes y desafíos. Esto significa que cada persona puede necesitar un apoyo diferente, y en distintos grados.

Aunque el autismo afecta a cada persona de forma diferente, hay áreas de diferencia compartidas. Es posible que encuentre diferentes términos para describirlas, como la «tríada de deficiencias», un término acuñado tras el trabajo pionero de la Dra. Lorna Wing y la Dra. Judith Gould en la década de 1970.

Prueba asperger mujer

Las mujeres tienden a enmascarar sus dificultades sociales y de comunicación de formas específicas que son diferentes a las de los hombres. En consecuencia, las mujeres suelen estar infradiagnosticadas y/o se les diagnostica una enfermedad diferente. En cualquiera de los casos, muchas mujeres luchan para hacer frente a los retos del Asperger sin el beneficio de los recursos y el apoyo necesarios, a veces necesarios.

A partir de los estudios originales de Hans Asperger, que dio nombre al síndrome, los niños y los hombres han constituido una gran proporción de los casos identificados con el síndrome de Asperger, en gran medida porque la comunicación y la interacción social suelen ser más difíciles para los varones que para las mujeres. De hecho, el Asperger es cuatro veces más frecuente en los hombres que en las mujeres.

En consecuencia, los criterios de diagnóstico del Asperger y los instrumentos utilizados para detectarlo se basan casi exclusivamente en datos procedentes de estudios de varones. Las mujeres, por tanto, o bien se salen de los parámetros del Asperger y, por tanto, no son diagnosticadas o, como suele ocurrir, se les diagnostica otra cosa, a menudo el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la anorexia.

Asperger y las relaciones de pareja

Tania Marshall, estudiante de doctorado en estudios sobre el autismo, ha elaborado una lista de trabajo de los rasgos que tienen las mujeres con síndrome de Asperger.    Ha elaborado esta lista después de trabajar con muchas mujeres del espectro.    La lista se basa en su evidencia clínica anecdótica y en la investigación realizada por otros conocidos profesionales. Ella modificará y/o actualizará esta lista de vez en cuando. Esta lista es el resultado de sus reflexiones, observaciones y experiencia, y no está escrita en ningún orden en particular. Tania afirma: «Nadie tiene por qué tener todos los rasgos, y es raro que una persona se identifique con todos ellos». Cada persona es un individuo, por lo que presentará rasgos diferentes a los de otra persona con el mismo diagnóstico.

Su perfil de 18 puntos fue creado para las mujeres que se autodiagnostican o consideran un diagnóstico formal, y para ayudar a los profesionales de la salud mental a reconocer el síndrome de Asperger en mujeres adultas. Para leer la lista de Tania o dejarle un comentario, haga clic aquí.

Descargo de responsabilidad de los enlaces: El Centro de Concienciación del Autismo cree que la educación es la clave del éxito para ayudar a las personas que tienen autismo y trastornos relacionados.    Aunque hacemos todo lo posible para garantizar la exactitud de toda la información de nuestro sitio, el Centro de Concienciación sobre el Autismo no se hace responsable de la exactitud y la validez de los contenidos enlazados en sitios externos de terceros.

Autismo de enmascaramiento

Muchas personas que encajan en el perfil del síndrome de Asperger son ahora diagnosticadas con el trastorno del espectro autista. Cada persona es diferente, y depende de cada una de ellas cómo decida identificarse. Algunas personas con un diagnóstico de síndrome de Asperger pueden optar por seguir utilizando el término, mientras que otras pueden preferir referirse a sí mismas como autistas o dentro del espectro autista.

Las personas con síndrome de Asperger no tienen los problemas de aprendizaje que tienen muchos autistas, pero pueden tener dificultades específicas de aprendizaje. Pueden tener menos problemas con el habla, pero aún así pueden tener dificultades para comprender y procesar el lenguaje.

Algunas personas con síndrome de Asperger dicen que el mundo les resulta abrumador y esto puede causarles una ansiedad considerable. En particular, entender y relacionarse con otras personas, y participar en la vida cotidiana familiar, escolar, laboral y social, puede ser más difícil. Otras personas parecen saber, de forma intuitiva, cómo comunicarse e interactuar con los demás, pero también pueden tener dificultades para establecer una relación con las personas con síndrome de Asperger. Las personas con síndrome de Asperger pueden preguntarse por qué son «diferentes» y sentir que sus diferencias sociales significan que la gente no les entiende.